Mientras el oficialismo de Catamarca se tira de los pelos poniendo y sacando nombres de fórmulas para ver quién se aferra a fueros y privilegios, las investigaciones por corrupción siguen floreciendo una tras otra.

Ahora hay avances peligrosos para el peronismo catamarqueño, en la denuncia penal que la Oficina Anticorrupción hizo contra el Prosap y en la cual se investiga a dos empresas mendocinas, CEOSA e Hydrotec.

El expediente crece, por ejemplo en Catamarca, donde se originó la denuncia originalmente por supuesta adjudicación de licitaciones de manera ilegal a favor de la empresa Construcciones Electromecánicas del Oeste (CEOSA). Los funcionarios involucrados en esta denuncia penal de la Oficina Anticorrupción son el longevo ministro de Obras Públicas Rubén Dusso y el ex titular del PROSAP, Jorge Neme.

Jorge Neme, funcionario tucumano, ya tuvo la visita de Gendarmería, y también hubo procedimientos en Catamarca, de los que no se brindó mucha información.

Gendarmería Nacional, a través de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de Tucumán, concretó ayer cinco operativos en propiedades vinculadas al Neme, tanto en San Miguel de Tucumán como en Yerba Buena, además de dos “órdenes de presentación” (pedidos de información). Todo se realizó en el marco de una causa judicial, que está en manos del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 2 de Capital Federal, a cargo de Sebastián Ramos. En ella se investiga presuntas irregularidades en licitaciones efectuadas mediante el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), perteneciente al Ministerio de Agroindustria. Neme fue durante 14 años (2002-2016) coordinador de ese organismo gubernamental y de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), entidad que gestionaba y ejecutaba préstamos del exterior destinados al desarrollo rural en las provincias.

Los procedimientos, según detalló La Gaceta de Tucumán, se llevaron a cabo en una vivienda del country Jockey Club, en un galpón y en un estudio de arquitectura de la “Ciudad Jardín”. Mientras que en la capital se desarrollaron en dos locales comerciales, según dijeron fuentes oficiales. Los gendarmes llegaron a esos lugares en busca de documentación contable de “personas y empresas” relacionadas al caso. Además, hubo allanamientos de manera simultánea en Catamarca (dos) y en Buenos Aires (tres).

“La denuncia fue anónima, realizada en la Justicia Federal en 2017. Este actor permanece anónimo y la acusación es por supuestos U$S 240 millones en retorno”, explicó Neme. “En esos 14 años, se ejecutó una cifra muy importante en obras de infraestructura, en proyectos de riego y en el desarrollo de las economías regionales de todas las provincias. Esos financiamientos fueron obtenidos a través del Banco Mundial; el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); la Corporación Andina de Fomento (hoy Banco de Desarrollo de América Latina -CAF-); y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA, de Naciones Unidas). Todas las operaciones fueron aprobadas por las instituciones financieras, con la no objeción respectiva”, enfatizó Neme.

El funcionario tucumano dijo que “está tranquilo”. Por Catamarca la elección es el silencio… pero la justicia avanza.

La causa se inició en 2017 con dos denuncias anónimas ante la Justicia Federal. A principios de 2018, la Oficina Anticorrupción (OA) avaló, mediante un dictamen, ambas presentaciones. Según las acusaciones, habría existido desde 2010 connivencia entre funcionarios del organismo oficial, que era dirigido por Jorge Neme, para favorecer en adjudicaciones de obras de riesgo en distintas provincias a las empresas Construcciones Electromecánicas del Oeste SA (Ceosa) e Hydrotec SA.

En la última denuncia, “se mencionaron posibles sobornos por U$S 240 millones y enriquecimiento ilícito. Por ejemplo, sólo Ceosa había sido adjudicataria de licitaciones por $ 1.500 millones entre 2010 y 2015, sin contar redeterminaciones, entre otros factores. “Nuestra investigación fue muy sólida y lo demuestra el avance de la Justicia. Ojalá que el fiscal y el juez puedan acreditar los delitos e identificar el dinero para recuperar la mayor cantidad posible”, expresó Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción, tras los allanamientos.

Tras los operativos ordenados por la Justicia Federal porteña, en la Casa de Gobierno de Tucumán hubo quietud. En Casa de Gobierno de Catamarca, temor y hermetismo.

 

Fuente: www.arribacatamarca.com