Los sujetos, mayores de edad, habían faenado 30 kilogramos de carne de seis animales que están protegidos por leyes nacionales.

Tres sujetos fueron detenidos cuando trasladaban carne y cuero de vicuñas en Fiambalá. Gendarmería incautó, además, armas con las que presuntamente habían cazado a los animalitos.
Fuentes de Gendarmería Nacional dieron a conocer que aprehendieron ayer a tres cazadores furtivos que trasladaban en su vehículo cueros de vicuña, carne de este animal y rifles de caza, en una clara infracción a las leyes que protegen a la especie.
Según lo informado, efectivos del grupo “Las Grutas”, dependientes del Escuadrón 23 “Tinogasta”, en momentos en que realizaban controles de seguridad sobre la Ruta Nacional N°60. A la altura del kilómetro 1530, detuvieron la marcha de una camioneta Toyota Hilux ocupada por tres hombres mayores de edad de nacionalidad argentina.
Al llevar adelante los registros de rigor en el rodado, los gendarmes detectaron que trasladaban seis cueros de vicuña, de los cuales dos presentaban impactos de bala.
También encontraron en el vehículo 30 kilogramos de carne de la misma especie, más un rifle calibre 22 milímetros, con su respectivo cargador y nueve municiones, y cinco municiones calibre 7,62 milímetros.
Inmediatamente, los uniformados se contactaron con el Juzgado Federal a cargo de Miguel Ángel Contreras, quien dispuso el traslado de los tres ciudadanos y los elementos secuestrados al asiento de la unidad de la fuerza dando intervención, a su vez, a la dirección de Flora y Fauna de la Provincia de Catamarca.
Es necesario mencionar que la caza de la vicuña se encuentra totalmente prohibida por disposición de la ley 22.421 de Protección y Conservación de la Fauna Silvestre y la ley 23.582 “Convenio de Conservación y Manejo de la Vicuña”.

Al parecer los autores del hecho serían reincidentes y bastantes reconocidos por baqueanos de Fiambalá, quienes aseguran que esta práctica de caza ilegal es normal para esa gente y que además se dedicarían al cuatrerismo al faenar animales vacunos de propiedad privada, según dijeron.

Por otro lado, los conocedores de la zona aseguraron que el campo del paraje “Pastos Largos” todavía se encuentra cercado con alambre pese a un oficio que habría emitido las autoridades judiciales de la nación y que hasta el momento no se cumplió dicha disposición.

Por las redes sociales y prensa local de Fiambalá condenaron el accionar de los cazadores furtivos y felicitaron a las autoridades que realizaron este secuestro para erradicar una práctica que viene siendo “normal” en estos últimos tiempos.

Personal de la Secretaría del Ambiente con asiento en Fiambalá, a pesar de contar con escaso personal y con exiguos o casi nulos recursos, trata de realizar controles periódicos en donde también realizaron importantes decomisos.

La carne fue incinerada por personal de Bromatología e Inspección perteneciente a la Municipalidad de Fiambalá bajo directivas judiciales.