Es la asesora del Servicio local municipal de Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, y agregó que: “A partir de la apertura del Servicio en Abril de 2017, fue el primero caso que llegó.

El caso de los ocho niños de entre 5 y 14 años que viven con una mujer de 76 años en Tinogasta sacó a luz una gravísima desidia judicial que otorgó una guarda provisoria (que se extendió 6 años) a una persona de edad avanzada y con necesidades extremas.

La gravedad de la decisión se agudizó aún más cuando se conoció que los niños serían víctimas de violencia por parte de su cuidadora. Nunca hubo ni siquiera un monitoreo ni medidas contra ella. Desde el año pasado y con la creación del “Servicio local de Protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes” se comenzó a trabajar en el caso.

Silvia Barrionuevo, a cargo del área, en diálogo con El Ancasti relató cómo se trabaja en relación con el hecho.

 

Asistencia

 

“El servicio local de protección hizo la apertura en abril del año pasado y este caso fue el primero que llegó. Tomamos conocimiento por una persona que los niños podrían estar siendo víctimas de violencia y comenzamos a trabajar”, señaló.

“Se hicieron las visitas, los informes socio ambientales y si bien se intentó hacer las entrevistas psicológicas citándolos no se pudo porque su cuidadora no los llevaba”, dijo.

“El objetivo es trabajar para ayudarlos; no queremos hacer nada en contra de la mujer y eso es lo que tratamos de explicarle siempre, pero ella se rehúsa a colaborar”, puntualizó.

Por esta situación dijo que las entrevistas las realizaron en la escuela a la que concurren los pequeños. 

“Hace un mes tomamos conocimiento de que uno de los niños estaba en la escuela y la maestra observó que tenía una lesión. Fue trasladado al Hospital y allí se confirmó que tenía un golpe muy fuerte en el brazo y en las costillas. El pequeño tenía mucho miedo por lo que se recomendó que se lo dejara unos días internado”, señaló la profesional.

Comentó que trabajan de oficio en el hecho ya que no se han realizado denuncias puntuales, ni desde la escuela ni del área de salud.

“Sabemos que las maestras tienen miedo a denunciar, lo hacen internamente y la señora -que tiene a los menores- se entera y los cambia de escuela”, dijo Barrionuevo.

“Nosotros ahora estamos realizando un seguimiento de los chicos, un monitoreo para controlar el estado. Se trabaja buscando el bienestar de ellos y de la mujer, que ya tiene 76 años”.

 

El caso

 

El caso es muy conocido en el lugar y a lo largo de estos años la mujer recibió donaciones y subsidios del municipio y Nación.

La mujer es conocida por “criar” a varios chicos. Fue ella quien acobijó a los padres de los niños, quienes después se marcharon. Pero aunque exista voluntad es claro que la Justicia no actuó debidamente ni antes, ni ahora, tras salir a luz los presuntos hechos de violencia a los que serían sometidos. Los niños tienen 14, 12, 11, 9, 8, 7 y 6. La más pequeña tenía meses cuando quedó a su cuidado. Ella nació con labio leporino.

Hasta el momento no hubo respuestas ni del Juzgado de Familia ni de Menores de la Quinta Circunscripción Judicial, a quien le compete el caso.

 

Fuente: www.elancasti.com.ar