Hace más de cinco meses que ningún tipo de rodado puede acceder a esa lejana población.

El reclamo que días pasados hicieron los pobladores de la lejana localidad de Rio Grande, al norte del distrito de Fiambalá en donde solicitaban que se repare la huella que une esa población con la localidad de Tatón; condujo a que las autoridades u organismos competentes que les incumbe por jurisdicción geográfica, realicen declaraciones o justificativos irrisorios tratando de desviar el pedido de esa comunidad con justificativos ininteligibles que en lugar de aclarar oscurecieron la situación.

Héctor Sandón, un habitante de esa localidad, a través de FM San Francisco 99.1 formuló el reclamo en donde solicita que se repare la huella por diferentes motivos que expone, entre ellos el traslado de alimentos, vehículos de emergencias y el funcionamiento del comedor escolar que también es afectado por esta problemática.

Sandón dijo que “seguramente lo que digo les va a molestar a muchos, pero pido que entiendan que lo hago en nombre de todo el pueblo. La huella nos hace mucha falta y no pedimos nada fuera de lugar”. (Escuchar audio)

Por otro lado, medios oficialistas de Fiambalá, al parecer tomaron el reclamo como una ofensa política, por lo que de inmediato no tardaron en minimizar y contraatacar a los medios locales y provinciales que hicieron público el pedido, desviando malintencionadamente la atención de lo que sucede, y en lugar de hacerse eco del pedido de un pueblo, de manera risible pusieron a cuestionar si era ruta, camino o huella, dejando de lado el objetivo de lo que esa lejana población solicita desesperadamente.

En relación a esta problemática, el Senador Provincial por el Departamento Tinogasta, Dr. José Misael Alaníz Andrada, preocupado por los habitantes de Rio Grande, realizó un pedido de informe de las acciones que debería llevar adelante Vialidad de la Provincia, y como repuesta recibió una nota rubricada por el Ing. Hugo Solano Naranjo, Administrador General de Vialidad de la Provincia de Catamarca en donde dice textualmente: “Me dirijo a Usted a los fines de remitir las presentes actuaciones informando que nuestra repartición está tomando todos los recaudos necesarios para habilitar el tránsito en la zona, a pesar que este camino no sea Ruta Provincial…”.

En la nota que responde el funcionario a cargo de vialidad, expone la impericia en saber que el camino –tal cual él lo describe- de Tatón a Rio Grande es una extensión de la Ruta Provincial N° 135 -lo cual figura en las placas de inauguración-, en similar situación a la extensión de la Ruta Provincial N° 34 que une a Palo Blanco con toda la zona de la Herradura, incluyendo Las Papas y Antinaco (que mantiene Vialidad), sin olvidar que dicha ramificación se prolonga por la huella desde La Mesada de Zarate hasta el Departamento Antofagasta de la Sierra, la cual también se encuentra abandonada totalmente hace algunos años.

Más allá de las polémicas de números de rutas, huellas o caminos, lo cierto es que el último pueblo al norte del Departamento Tinogasta se encuentra imposibilitado que ingrese algún tipo de rodado y que un grupo de habitantes Catamarqueños, en esta bendita República Argentina, son víctimas del olvido, la desidia, la burocracia y la especulación de algunas personas y medios majaderos.

Ojalas la proximidad de las elecciones engendren el milagro de que Rio Grande tenga el derecho de cualquier población de contar con un camino que permita el libre tránsito de todo tipo de vehículos y no tener que viajar a lomo de mula entre nueve y doce horas de viaje con todos los inconvenientes que ello implica.

 

Nota relacionada:

 

POBLADORES DE RIO GRANDE PIDEN LA REPARACIÓN DE LA RUTA

https://elabaucandigital.com/blog/pobladores-de-rio-grande-piden-la-reparacion-de-la-ruta/

Audio: Héctor Sandón, habitante de Rio Grande – Gentileza: Radio san Fracisco 99.1