Con un acto patrio se intenta levantar la baja imagen política del gobierno municipal.

Muy parecido a las disposiciones de la dictadura de Maduro en Venezuela; desde la Municipalidad de Fiambalá mediante una nota rubricada por la Secretaria de Coordinación y Gestión, Prof. Delmira del Huerto Quintero y el Secretario General de Gobierno, Joaquín Muñoz se informó a todas las áreas municipales que los agentes de planta y becados deberán “Participar del desfile Cívico-Militar” en el acto Central del 203° Aniversario de la Independencia Argentina a realizarse el próximo 09 de Julio a horas 10:00 en Plaza Fray Mamerto Esquiú.

Dicha disposición fue duramente cuestionada por la mayoría de los empleados ya que en algunos casos y por distintos motivos no pueden ser parte del desfile, pero también existe el temor de que si no lo hacen sufrirán severas sanciones, sin ninguna contemplación, de acuerdo a lo informado por cada uno de los jefes de área.

Cabe recordar que la campaña pre electoralista realizada antes de ganar las elecciones del 2015, los animadores oficialistas propagaban por los medios radiales “las burlas” por los actos realizados en la gestión anterior de la que participaban los vehículos del Parque Automotor Municipal, pero en la actualidad y en modo sandunguero realizan las mismas acciones que antes era motivo de burla con el agregado que ésta vez obligan a los trabajadores municipales a participar del desfile patriótico sin contemplar las diferentes situaciones con el fin de aparentar convocatoria o participación masiva mediante imágenes fotográficas que posteriormente serán parte del intento de mejorar la decadente imagen política de la actual gestión. Es por eso que para darle un marco de gran asistencia de la población -ese día del acto- desde el peculio estatal y olvidando algunas prioridades necesarias para los habitantes del distrito, se abonará una importante suma de dinero al grupo folclórico Los Sacheros para culminar una fecha patria que desde ya y lamentablemente inicia con muchas controversias, todo con el único fin de elevar la muy baja imagen política de la gestión del gobierno municipal antes de las elecciones.