Luego de tres días de intensa búsqueda, Kevin Barrionuevo fue encontrado sin vida en el fondo de un barranco, por un baqueano. Luego de rescatar el cuerpo, la justicia ordenó la autopsia para conocer con certeza la causa de su muerte.

Kevin Barrionuevo tenía 14 años y era el  mayor de  seis hermanos. Ayer, a las 16:00 horas, su cuerpo fue encontrado por un baqueano en la quebrada denominada ‘barranca grande” a unos 3000 metros sobre el nivel del mar, a diez kilómetros al norte del paraje La Cruz; en cercanías donde solía llevar a las cabras a comer junto a su padrastro, quien está arrestado desde el sábado por disposición judicial.

Kevin vivía en  Palo Blanco, un puesto distante a más de cien kilómetros de  la cabecera departamental de Tinogasta, junto a su madre, Blanca Barrinuevo, y su padrastro, de apellido Nieto.

El último jueves, como solía hacerlo, dejó la casa para dirigirse junto a su padrastro al cerro, al que se accede por un  camino de tierra, a una hora  de distancia. Eso según los dichos de Nieto, quien fue la última persona que vio con vida Kevin.

El hombre, sobre quien la justicia puso la lupa, contó que en un momento de la tarde se separaron para buscar a los animales debiendo regresar al puesto a las 18:00 para luego descender al domicilio.  Pero Kevin nunca llegó.   Siempre según los dichos del padrastro, lo esperó por varias horas y como no volvía decidió regresar a la casa suponiendo que el chico podría estar allí. Pero al llegar, su pareja y madre de Kevin, Blanca Barrionuevo le dijo que su hijo no estaba.

Sin embargo, y por situaciones no del todo claras aun para los investigadores, el padrastro dio recién aviso en la posta de Palo Blanco el viernes al mediodía, siendo de inmediato informada la policía sobre la desaparición del adolescente.

Inmediatamente, las autoridades activaron todos los mecanismos para constituirse en el lugar y buscar al chico.

Durante la jornada del sábado, policías, personal municipal, de Defensa Civil y baqueanos continuaron la búsqueda del pastorcito. Acompañados por el padrastro, un grupo de policías hizo el recorrido de aquel jueves y llegaron hasta el lugar donde fue visto por última vez Kevin. Pero no encontraron nada. Según informaron a este medio personal policial, en un determinado momento de la búsqueda, Nieto se alejó y “se perdió” de la vista de ellos por unos minutos. Al bajar a Fiambalá, las autoridades informaron de la situación a la jueza  Almendra de González, quien dispuso el arresto en averiguación del hecho del padrastro.

 

Hallazgo

La búsqueda continuó ayer. En las primeras horas personal de la agrupación VIII de gendarmería nacional viajó hasta el lugar donde colaboró en la búsqueda junto a lugareños, policías, baqueanos y personal de Defensa Civil.

Nada se sabía hasta que a las 16:00 un baqueano divisó el cuerpo a 200 metros abajo desde el fondo del desfiladero. Lamentablemente, Kevin estaba sin vida.

Por disposición judicial el cuerpo fue rescatado por el personal de las fuerzas de seguridad que colaboraban en la búsqueda. El traslado se hizo a pie y en una camilla hasta que llegaron al puesto desde donde lo trasladaron en una ambulancia hasta el hospital de Fiambalá.

La justicia interviniente dispuso la realización de la autopsia.

 

 

Fuente: www.launiondigital.com.ar