Es el tercero en lo que va del 2018. Los dos anteriores sucedieron en el cementerio de nuestra ciudad y el segundo en un baño de la Escuela en la localidad de Tatón.

Un nuevo hecho dramático sucedió en nuestra ciudad con el hallazgo de restos de un feto y la hospitalización de una adolescente, quien lo habría dado a luz.

Según los datos brindados por las fuentes policiales, dieron la novedad que el  Jueves pasado un hombre que estaba trabajando en una finca ubicada en la zona sur de la ciudad vio que un perro llevaba en su boca un feto de gran tamaño, con pelos en la cabeza.

De inmediato el trabajador se dirigió a su domicilio y tras ponerse en contacto con un amigo se presentó a la dependencia policial donde relató lo que había visto.

Minutos más tarde, personal policial comenzó a recorrer la zona donde había sido avistado el perro con los restos humanos y encontró un sitio en el cual encontraron restos de placenta, sangre y huellas de una persona.

De acuerdo a la misma fuente y pese a los rastrillajes efectuados durante el fin de semana por las inmediaciones, no se pudo hallar el feto, por lo que las primeras pericias indicarían que fue devorado por los canes.

En tanto que éste lunes, los agentes realizaron un nuevo rastrillaje y seguimiento de unas huellas que había en el lecho de un canal de riego, que condujeron a una vivienda.

En el lugar, los uniformados entrevistaron a una familia cuyos integrantes manifestaron que antes del fin de semana vieron a una adolescente cuando a pie iba a la escuela secundaria.

Finalmente y bajo las directivas del Fiscal Penal de la Quinta Circunscripción Judicial, Luis Barros Risatti, se llevó a cabo un registro domiciliario en un domicilio en el cual se secuestraron zapatillas y otras prendas de vestir con manchas de sangre, que luego fueron enviadas al laboratorio forense.

El hallazgo condujo a una adolescente de 16 años, quien tras ser identificada concurrió al nosocomio local donde los médicos constataron que recientemente habría dado a luz, que no había rastros de maniobras abortivas y que presentaba un importante cuadro infeccioso, por lo que finalmente quedó internada.

Se pudo conocer que el feto habría tenido entre siete y ocho meses de gestación, que el parto habría tenido lugar en el lugar donde se encontró la placenta y que habría sido abandonado en ese mismo lugar.

Se trata del tercer feto muerto que es hallado en la zona centro de la ciudad, en lo que va de año, puesto que el primero fue encontrado en el cementerio de la ciudad y el segundo, en el baño de una escuela de la localidad de Tatón.

 

Fuente: www.eldiaguita.com