Creerse buenos por afuera y  lleno de envidia y rencor por adentro…

En el día “Nacional del turismo”  no todas las fichas están puestas en esta industria “sin chimenea” en Fiambalá, aunque parezca increíble el municipio propicia hacer desaparecer un gran circuito turístico del distrito, conocido como “La Ruta del Cristo”, desde que las nuevas autoridades asumieron el 10 de diciembre de 2015 decidieron abandonarlo y que los vientos y demás agentes climáticos hagan estragos, y si se “derrumban” mejor, esa fue la postura de la Intendente Paulón, la que desautorizó todo tipo de mantenimiento y cero inversión a estas esculturas que representan las distintas etapas de la vida de nuestro señor Jesucristo y que estratégicamente están ubicadas en diferentes localidades del interior de Fiambalá. Los delegados municipales sostienen que no pueden hacer nada frente al reclamo de los vecinos y turistas que ven que de apoco las imágenes se deterioran y corren el riesgo de caerse. “hicimos varios planteos sobre lo que les está pasando a las esculturas y lo que necesitamos para conservarlas, nunca tuvimos una repuesta positiva” manifestaron.

Las 4 etapas que conforman la “Ruta del Cristo” son: “La escultura del pesebre”, en la localidad de Saujíl, (a 15 km de Fiambalá), el Cristo Predicador, de 8 mts de altura en la localidad de Antinaco (a 69km), Cristo Crucificado en Palo Blanco 12mts. de altura (a 50km al norte) y el Cristo Resucitado en Medanitos de 20mts de altura (a 23km al norte). Luminarias rotas, pintura deteriorada, agrietamientos y roturas de imágenes,  plantas y canteros secos, pésimo estado de los caminos de acceso, son algunas consecuencias del abandono sistemático que la odontóloga aplicó en estos 4 años, los motivos, porque es una de las obras más emblemáticas que construyera “Coco” Quintar. Poco interés de la autoridad comunal o inmadurez frente a tamaña obra, que a pesar de todo el turista la sigue recorriendo y dándole vida a pequeñas localidades del norte de Fiambalá, que no logran entender esta situación de “capricho”.

Lo paradójico de la intendente local, es que fue a aplaudir la construcción de una escultura construida e inaugurada el pasado día martes por el Intendente Sebastián Nóblega y Noni Alanís en Tinogasta, que seguramente valoró por ser de la Virgen del Valle,  bendecida por el sacerdote, lo que debería saber también la odontóloga es que, el escultor que tuvo la responsabilidad de hacer realidad el Pedido de Nóblega es el mismo que oportunamente trabajara para “Coco” Quintar años atrás y que las imágenes de Jesús  las bendijo, en su momento, la máxima autoridad de nuestra diócesis y que están en Fiambalá, comuna de gente sencilla, humilde y de buena memoria que repudia la hipocresía.