Durante los primeros días del mes de febrero se llevó a cabo en la provincia el Censo estival de Flamencos y otras aves acuáticas en el Altiplano. Este trabajo se realizó en diversas lagunas puneñas e involucro a los técnicos de la secretaria que tiene a cargo Juan Rosales con la ayuda y colaboración del grupo de Conservación de Flamencos Alto andinos y la Fundación Yuchan.

A nivel provincial estuvo coordinado por el departamento de Areas Naturales Protegidas, que depende de la Dirección Provincial de Bosques Nativos y la Dirección de Biodiversidad, y tuvo como objeto principal el monitoreo de las poblaciones de Flamencos o Parinas, y otras aves acuáticas.

Durante esta campaña se relevaron diferentes humedales localizados en 3 departamentos del oeste provincial, en Antofagasta de la Sierra se realizaron censos en el Salar del Hombre Muerto, Vega de Ríos Los Patos y Aguas Calientes, lagunas de Antofagasta, Alumbrera, Carachi Pampa, Diamante, Pabellon, Purulla, Las Peñas, Laguna Grande, Cabi, Las Peñas. Hedionda, Caro y Archibarca; en Belén: Laguna Blanca, Laguna Colorada, Baya y del Salitre y finalmente en Tinogasta las lagunas de San Francisco, Aparejos, Negra y Azul.

Cabe mencionar que este monitoreo se realizó durante un temporal de fuertes vientos y neblina en zonas de alta montaña acompañado de lluvias permanentes lo que provocaba tener caminos inhabilitados, debido a este temporal no se logró monitorear las siguientes lagunas y sitios de interés: en Antofagasta de la Sierra lagunas, Aguas Dulces y el Peinado, salar de Incahuasi y Antofalla.

Parinas es el nombre genérico que engloba a las 3 especies de la familia Phoenicopteridae, que se distribuyen en Argentina (Parinas grande y chica, y el Flamenco austral). Las Parinas grandes (phoenicoparrus andinus), Parina chica (Phoenicoparrus jamesi), y el flamenco austral (phoenicopterus chilensis) son aves muy gregarias y longevas que habitan en ambientes de agua salobre de diferente profundidad según la estación climática y el periodo reproductivo, donde se crían en colonias que pueden ser muy numerosas. Se distribuyen desde el nivel del mar hasta por encima de los 4000 msnm, preferentemente en lagunas abiertas con aguas someras, poco profundas, donde filtran los microorganismos que conforman el plancton-bentos que constituye su dieta. Pueden viajar grandes distancias entre los sitios de alimentación y cría y estos pueden estar ubicados en áreas con humedales (lagunas) de tierras bajas u otras que se hallan dispersas en el altiplano de los Andes, incluso durante la incubación y la crianza de los pichones pueden desplazarse a través de lagunas, de manera tal que estos humedales se comportan como “islas de agua” en un contexto de desierto de altura como son las lagunas alto andinas y puneñas del noroeste argentino. Tanto Parinas y Flamencos hacen un uso alternativo y complementario de humedales de tierras bajas o de llanura. En total se censaron 18.097 ejemplares, de las tres especies, algo menos que el año anterior, pero hay que tener en cuenta que por los problemas climáticos, no se pudieron censar algunas lagunas que el año pasado si se censaron.

De ese total, corresponden 14.910 a la especie Parina chica, 2.360 a la especie Parina grande, y 650 a la especie Flamenco austral y 177 indeterminados. Como todos los años, la laguna más importante en cuanto a individuos fue Laguna Grande, donde se contaron 12.350 ejemplares de la especie Parina chica.

Por otra parte se constató dos colonias reproductivas, donde se observaron pichones, mientras que en otras lagunas, las importantes lluvias de este verano inundaron los nidos y por ello estas colonias no prosperaron.

Esta importante actividad, que se desarrolla todos los años, nos permite una evaluación y seguimiento en el tiempo de las poblaciones de las tres especies de flamencos en la Puna, brindando a su vez una importante información ambiental, dado que estas aves son excelentes indicadores de las condiciones ambientales de los ecosistemas acuáticos de altura.