La desidia a la vista de todos.

Decenas de mensajes y fotos llegaron a la redacción de El Abaucán Digital en donde pobladores de distintas localidades del norte Fiambalense hacen conocer mediante este multimedios el clamor o suplicio por la mejoras de rutas y huellas de la jurisdicción de todo el norte del Departamento Tinogasta.

De acuerdo a lo expuesto en las imágenes, se puede observar que en localidades como Antinaco, Río Grande, Las papas y Aguas Negras –por ejemplo- el acceso para cualquier vehículo de tracción simple se dificulta, sin mencionar el problema que tendría un vehículo de emergencia ante cualquier peripecia que pudiese suceder y los docentes que lo transitan a diario.

Caber recordar que la totalidad de los caminos que conducen en toda la “zona de la Herradura”, Tatón, Las Papas, Aguas Negras, Rio Grande y algunos parajes, fueron concretados en los periodos de gobierno de Amado David “Coco” Quintar y desde ese entonces muchos de esos caminos no fueron mantenidos o en algunos casos el arreglo es fútil que dura unos pocos días.

En el caso del camino que conduce desde la Mesada de Zárate hasta Antofalla, en el Departamento de Antofagasta de la Sierra, en estos últimos años fue abandonado y no se realizó ningún trabajo, teniendo en cuenta que es una vía que turísticamente beneficia ambos departamentos desde donde se puede acceder a Termas de Los Hornos, Campo de Piedra Pómez, acceso alternativo hacia Las Papas; también es útil en el ámbito minero y una opción que ahorra decenas de kilómetros desde la capital provincial hasta la cabecera del Departamento de Antofagasta de la Sierra; pero al parecer todos estos datos no está en el análisis o el conocimiento de las autoridades actuales.

Otro de los inconvenientes más cercano a Fiambalá que se puede evidenciar fácilmente, el trayecto Fiambalá – Cruce de Medanitos y Palo Blanco (Ruta Prov. N° 34), pasando por la localidad de Saujíl en donde el asfaltado es desastroso, con enormes cráteres, banquinas en muy mal estado; sectores sin pavimento, con muchos ‘serruchos’ y falta de señalización, lo que genera que sea una ruta muy peligrosa por tratarse de un trayecto urbano y paso obligado hacia cualquier población del norte, por donde transitan a pie niños y jóvenes para asistir a la escuela, sin mencionar el sector de ‘El bajo’ en donde los vecinos que habitan allí deben padecer la dejadez de las calles y escaso alumbrado público.

En el pedido que hacen por este multimedios, la gente expresa el tremendo malestar porque en la actualidad, siendo plena campaña electoral, las autoridades gobernantes no se preocupan en lo más mínimo por mejorar los caminos, pero si en la obtención de votos. “No queremos más promesas ni mentiras. Queremos mejoras inmediatas, hechos concretos y vivir mejor”. Finalizaron.