Escuelas se ven obligadas a instalar cámaras de seguridad.

En estos últimos días el incremento de hechos delictivos en Fiambalá puso en preocupación a la población y comercios debido a que hubo varios sucesos delictuosos del que fueron víctimas instituciones como por ejemplo el Concejo Deliberante y la Escuela Secundaria N° 17 en donde debieron poner cámaras de seguridad debido a que es un blanco constante de los delincuentes.

Dentro de las víctimas de robo se encuentra una profesora de apellido Quiroga, del barrio La Ramadita, a quien le robaron tres veces en un corto tiempo y hasta el momento no hubo novedades de los autores. La misma mala suerte sufrió una forrajería ubicada en barrio Centro, a dos cuadras y media de la Comisaria a quienes también lo visitaron los malhechores.

Como si fuera poco, días atrás delincuentes intentaron ingresar a la vivienda de una funcionaria municipal que se encontraba con sus hijas menores de edad y que al dar alerta de lo que sucedía los ladrones emprendieron la fuga.

En referencia al hecho ocurrido en el Consejo Deliberante de Fiambalá, el edil Luis Reales manifestó a la prensa que al enterarse por parte del secretario de esa institución de lo sucedido, realizó la correspondiente denuncia por la sustracción de una computadora.

Debido proscripción hacia algunos medios periodísticos por parte de las autoridades policiales y la carencia de informes de prensa, no se pudo saber el avance o resultados de las investigaciones como así también de otros hechos policiales sucedidos horas y días atrás como sucede en otras comisarías de la provincia.

Muchos vecinos y comercios con la sensación de estar desprotegidos y temerosos por esta ola de inseguridad se ven obligados a invertir en la instalación de cámaras de seguridad o buscar su propia manera de protegerse de los delincuentes, sin mencionar la mayoría de las localidades del norte del distrito de Fiambalá en donde varios destacamentos permanecen cerrados hace mucho tiempo por falta de personal.