Mediante facturas de terceras persona estarían cobrando sus supuestos servicios para el municipio de Paulón.

A pocas horas de las elecciones generales del 27 de octubre, la desesperación y preocupación de varios funcionarios ‘ñoquis’ produce que con mucho nerviosismo busquen a cualquier precio la continuidad del gobierno de la odontóloga Roxana Paulón y de esa manera extender el manejo descontrolado de los fondos públicos de gobierno, la comodidad y lujos a costas del estado, y en otro casos lucrar de forma privada, sin disimulo para su propio peculio como lo hace desde el primer día de gobierno de Paulón el propietario de una emisora radial altamente rentada por el municipio, la cual funciona en la propia casa del funcionario Arturo Rodríguez, ubicada en barrio Barrialitos, frente a la rotonda en Fiambalá, a la vista del todo el pueblo, en donde dicho burócrata desempeña sus funciones de funcionario en su domicilio particular, sin registrar asistencia dentro del municipio como cualquier otro empleado (ñoqui), y gozando de un nutrido plantel de trabajadores para su radio, quienes son empleados de planta municipal, algunos contratados y otros becados, que diariamente y sin ninguna otra opción desempeñan sus funciones para las ganancias extras del animador radial.

Como si esto fuera poco, el mencionado funcionario que a su vez es la mano derecha, principal concejero y amigo íntimo de la odontóloga Paulón, carga en sus espaldas un frondoso prontuario por estafas reiteradas a once jóvenes en barrio don Zenón, San isidro -Valle Viejo-; delitos que se produjeron en la década del ‘90 cuando dicho animador se desempeñaba en la emisora radial que en ese entonces llevaba el nombre de “Radio Pucará”. Ahí el principal asesor de Roxana Paulón argumentaba representar a un multimedios de la prensa nacional, haciéndose pasar como gestor del mismo, y ofrecía fuentes laborales a cambio de $50 (que en ese tiempo era una importante suma de dinero), lo cual sería utilizado para supuestos sellados y otros trámites que nunca se realizaron ni tampoco obtuvieron los supuestos trabajos ofrecidos por el presentador. A partir de allí, los damnificados por esos y otros delitos realizaron una denuncia penal colectiva que terminó procesando y privando de su libertad al actual funcionario de la gestión de Roxana Paulón (ver copia de publicación de Diario La Unión) y que hoy en día intenta cuestionar el trabajo o la moral de otras personas, sin darse cuenta que el Fiambalá hay mucha gente que aún conserva intacta su memoria.

El mismo animador ‘ñoqui’ de Paulón, que en la actualidad finge enarbolar la bandera del Peronismo, también fue funcionario de Simón Quintar (UCR) Y Hugo Daniel “El Grillo” Ávila (FPV) en Tinogasta, en donde tuvo una alta injerencia en el fracaso de ambos gobiernos y que al parecer en Fiambalá quiere repetir esa misma historia con la odontóloga a cargo del gobierno municipal local y así completar su fracasado y oscuro historial, con la diferencia que esta vez acapara morrocotudos fondos municipales que le son cedidos como premio a las falsedades que divulga día a día, y para lo cual utiliza facturas a nombre de un sobrino para colectar los $18.000 mensuales extras –en pleno conocimiento de Paulón- por los supuestos trabajos que haría para el municipio. (Ver imagen de factura).

Otra estafa que realizó en Fiambalá fue en el año 1995 cuando tomando el nombre de un ex senador al que decía representar ofrecía viviendas construidas por IPV. y los postulantes debían darle dinero en efectivo para “armar” una carpeta que les “garantizaba” la adjudicación del inmueble, luego los damnificados lo denunciaron y lo propio hizo el ex legislador.

Una de las ultimas “pillerías” del privilegiado funcionario de Paulón fue engañar a los padres de un reconocido docente y locutor que falleció hace algunos años atrás, ofreciéndose de intermediario y “gestor” ante unos familiares que el fallecido tenía en el norte del país, para esto logró sacarle una importante cifra de dinero a los progenitores del docente-locutor, que se enteraron de la estafa cuando sus familiares llegaron a Fiambalá proveniente del norte del país y señalaron que no conocían a Arturo Rodríguez y que éste nunca tomó contacto con ellos.

OTROS “FUNCIONARIOS”

Varios docentes, trabajan con Paulón en calidad de funcionarios, aunque no tengan la designación correspondiente, cumplen ese rol de tener empleados a su cargo y de impartir órdenes. Estos cobran con facturas, se los observa en el área de gobierno, de comuna, y secretaría privada, son docentes que trabajan en el nivel primario, secundario y terciario, más allá de la incompatibilidad horaria se hacen un “tiempito” para llegarse al municipio y estar cerca de la intendente. De igual manera una conocida Radióloga, que también es parte del gabinete y muy cuestionada por sus “faltazos” en el hospital público. Un caso resonante de este tipo de “funcionarios” que tiene el municipio local fue el de “Tito” Quiroga, que también cobraba con facturas y se desempeñaba en el área de desarrollo social y que oportunamente se auto inculpara ser el autor del asesinato de la joven madre, Elba Ibáñez, un hecho macabro que enluto a toda la ciudad de Fiambalá y que aún se mantiene intacto en el recuerdo de todos los Fiambalenses.