Las autopartes que deberían haber sido destruidas serían negociadas en el mercado negro.

Fotos Gentileza: Roberto Díaz (Video Cable Sono Visión)

En un procedimiento realizado al ingreso de la localidad de Copacabana -al sur de Tinogasta- entre Gendarmería Nacional y Policía de la Provincia, lograron secuestrar 28 motores de motocicletas de distintas marcas y cilindradas, los cuales eras trasladados en una camioneta al parecer con el fin de comercializarlos dentro del Departamento Tinogasta.

El Comisario Mayor de la Unidad Regional N° 5, Oscar Barros en diálogo con Video Cable Sono Visión y Multimedios Abaucán manifestó que las autopartes provenían del desguace de motocicletas que se realiza en el Corralón Municipal de San Fernando del valle de Catamarca y que en esta oportunidad eran trasladas por dos personas de apellido Frogel (padre e hijo), provenientes de la Provincia de La Rioja, quienes además tenían en su poder una resolución que indicaba que los motores deberían ser compactados y destruidos en el corralón municipal capitalino. Por tal motivo ambas personas fueron arrestadas y luego detenidas a disposición de la justicia, procediendo al secuestro de los motores, dijo.

Asimismo, el funcionario policial comentó que el personal de la municipalidad de la capital provincial se puso a disposición para verificar si los motores corresponden al último pliego firmado el día 24 de mayo, lo cual posteriormente fue comprobado y confirmado, por lo que están haciendo la evaluación con sus asesores legales para radicar la denuncia en el Juzgado de la 5° circunscripción a cargo del Fiscal Subrogante Horacio Macías y la Secretaria, Dra. Claudia Mariela Espinoza.

Las dos personas oriundas de La Rioja que están involucradas en este hecho, luego de estar detenidos recuperaron la libertad hace horas atrás por carecer de antecedentes.

En la misma oportunidad el Comisario Barros detalló que se presentó el hijo de una mujer de apellido Gómez, propietaria de la Empresa Telestar, quien presentó la documentación correspondiente donde consta claramente que ellos deberían hacerse cargo de la compactación y destrucción de las autopartes, “pero los motores salen enteros para la comercialización clandestina”, dijo.

De acuerdo a los primeros datos que recibió personal policial de Tinogasta, serían 750 motores trasladados de la misma manera que finalmente son vendidos en el mercado negro en distintas ciudades y provincias. “Esto causa un gran inconveniente para los encargados de la seguridad (…) En el corralón de Catamarca se llevaron una gran sorpresa por este secuestro… Es posible que la causa sea remitida a la justicia capitalina”. Finalizó el Comisario Oscar Barros.

Fotos: Gentileza: Roberto Díaz