Mediante un decreto, el intendente de Belén, Daniel Ríos, declaró la emergencia tarifaria hasta el 31 de diciembre de 2019.
En los considerandos, el jefe comunal belicho sostiene que “los servicios públicos domiciliarios de agua, luz y gas son indispensables para garantizar el derecho a la salud y la vida digna”, además de que “los aumentos de energía eléctrica autorizados por el Poder Ejecutivo Provincial y Nacional, desde diciembre de 2015, acumulan un extraordinario incremento de un 1.800%”.
Además, sostiene que los aumentos en las tarifas “son muy superiores a la suba de los ingresos de la población, lo cual conduce inexorablemente a la pobreza energética” y que los mismo “impactan sobre los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”. Asimismo, Ríos considera en el decreto “la adopción de medidas que coadyuven a dar respuestas a los habitantes de la ciudad de Belén”.

Por ello, Daniel Ríos decretó que “declárese la emergencia tarifaria en materia energética (suministro eléctrico)”, que se dispongan “la instrumentación de todos los mecanismos legales pertinentes para asegurar el acceso y continuidad al servicio público de suministro eléctrico a todos los habitantes de nuestra ciudad” y que se solicite al Gobierno provincial y nacional “la suspensión de los aumentos del corriente año y determine la prohibición de nuevos incrementos durante la vigencia de la emergencia declarada”.
Finalmente, solicita a EC SAPEM “fijar las medidas necesarias para retrotraer el costo de la energía eléctrica a los valores establecidos en diciembre de año 2017”.

 

Fuente: www.elesquiu.com