(Por Diario La Unión) – El procedimiento se concretó en la localidad de Fiambalá, departamento Tinogasta. La Justicia Federal investiga a una banda que comercializaba interdepartamentalmente la sustancia ilícita.

Entre la tarde y la noche ayer, personal de la sección Fiambalá, dependiente del Escuadrón 23 de Gendarmería Nacional, con asiento en la ciudad de Tinogasta, departamento homónimo, concretaron un operativo antinarcótico en un domicilio del centro de la ciudad, que dejó como resultado la detención de dos personas, ambas mayores de edad, y el secuestro de aproximadamente un kilo de droga. 

La sustancia había sido enviada mediante encomienda “camuflada en un tacho de pintura bien sellado”, explicó a Diario LA UNIÓN el juez federal de la provincia, Dr. Miguel Ángel Contreras, a cargo de la investigación.
Según se conoció, el procedimiento se desarrolló en una vivienda ubicada en calle Abaucán, a una cuadra aproximadamente de la plaza principal de Fiambalá, propiedad de una familia conocida como “Los Macheteros” o “Los Curcos” en la zona, quienes contarían con antecedentes policiales y judiciales. De acuerdo a los dichos de vecinos, estas personas serian conocidas en el ambiente y, pese a ello, desde la fiscalía local nunca se los habría detenido.
El procedimiento concluyó con la detención de dos personas adultas, quienes serán a la brevedad trasladadas a esta ciudad Capital, para ser imputadas e indagadas por la Justicia interviniente por supuesta infracción a la Ley de Estupefacientes.

En diálogo con este medio, el magistrado explicó que, si bien el procedimiento que concluyó con la detención de algunos de los sujetos, que conformarían una banda que operaria interdepartamentalmente, la investigación inició el último sábado.
“El procedimiento se inició hace unos días atrás y tuvo su origen tras descubrirse un cargamento de un kilo, aproximadamente, de una sustancia -droga-, que vino por vía postal y que tuvo una entrega controlada en Tinogasta. Por este procedimiento, se detuvo a dos personas”.
En relación a la droga incautada: “Llegó camuflada dentro de un tarro de 20 litros de pintura” y “esta fue la característica, en esta ocasión del envío”, acotó el juez Contreras. 
Al cierre de esta edición, el personal encargado de la investigación continuaba trabajando en las actuaciones por lo que se desconocía con exactitud si, además del kilo de droga descubierto en el tarro de pintura, se habría o no encontrando “algo más” en los domicilios allanados.

Fuente: www.launion.digital