Pertenecen al período especial.

Aseguran que no fueron vacunados y deben exponerse en cada viaje a los pueblos, donde también hay casos de coronavirus.

Los docentes de período especial transitaron parte del 2020 y este año asistiendo a clases de manera presencial en todo el interior de la provincia. En el último decreto de regreso a etapa de convivencia roja y que suspendió la presencialidad en las escuelas estos docentes quedaron exceptuados y siguen trabajando de manera presencial. Ante esta situación que consideran una “discriminación”, piden ser escuchados por las autoridades para exponer que también se registran docentes con COVID-19 positivo en los pueblos y que hasta el momento son 5 las escuelas cuyas comunidades están aisladas por prevención.

Días atrás elevaron una nota al supervisor pedagógico, profesor Carlos Vázquez Miranda, para que sea quien interceda ante la Ministra de Educación, Andrea Centurión, para que tomen conocimiento del pedido de atención que requieren.

“Los firmantes queremos expresar nuestro repudio total a la discriminación, al atropello a la igualdad de derechos laborales y de preservación de nuestra salud establecidos en nuestra Constitución Provincial y Nacional, esgrimida en el Decreto N°706/2021, donde se nos exceptúa a los docentes de período especial de la suspensión de las actividades presenciales, solicitándole de manera urgente que se revea esta medida y se incluya a los docentes de período especial en el alcance de la no presencialidad establecida en el mismo”, exponen.

Agregan que como todos los docentes, ya sean de período común o especial, están expuestos al virus y aseguran que el decreto mencionado los deja fuera de todo derecho y atenta contra el principio del derecho a la salud pública.

“El decreto donde se nos exceptúa de la presencialidad no tan solo nos discrimina, sino que también atenta contra estos derechos. Para fundamentar lo antes mencionado solo hace falta ver que entre los docentes de período especial ya hay docentes con casos positivos en la escuela de la Angostura y en la escuela de Laguna Blanca, con todo lo que esto representa en relación con los contactos estrechos, tanto dentro de la escuela, en el transporte y en la comunidad misma. Hoy hay cinco (5) escuelas aisladas por prevención: la Escuela de Barranca Larga, la Escuela de Yerba Buena y la Escuela de Corral Blanco, que con las escuelas mencionadas hacen el total indicado”, agregan en la nota. Ante tal situación, la docente Eli Lera, vocera del grupo firmante, agrega no fueron vacunados contra el COVID y que existen muchas escuelas que carecen de insumos además de los problemas edilicios, que no se reparan desde hace años.

“Solicitamos que nos incluya a los docentes de período especial en la no presencialidad indicada en el decreto y hacer llegar nuestro malestar porque quien más que nosotros conocemos cómo están las comunidades y que no tienen insumos ni cómo enfrentar una pandemia. Nosotros, los docentes, viajamos a dedo para llegar, compartimos vehículos, sabiendo el riesgo que corremos. Nos sentimos solos, con carencias en las escuelas, ni los elementos para cumplir el protocolo tenemos, ni siquiera personal de servicios generales tenemos. Nosotros estuvimos cerrando el ciclo 2020 con nuestros protocolos, que tuvimos que hacerlos porque hasta que se definió nosotros ya lo aplicábamos, porque seguíamos dando clases, o ya olvidaron que cerramos el ciclo lectivo”, resaltó la docente. De acuerdo con la información otorgada por los docentes de período especial, esperan ser escuchados y que si deben continuar con la presencialidad que se les otorgue todo lo necesario, como vacunación, elementos de higiene, limpieza y personal de maestranza para aplicar los protocolos y resguardar a las comunidades pequeñas donde no hay ni siquiera hospitales.

 

Fuente: www.elancasti.com.ar