Asesinada en marzo de 2019.

Lorenzo Quiroga fue imputado por “homicidio”. La Cámara de Apelaciones dio a conocer sus fundamentos.

El 28 de marzo de 2019, el cuerpo de Elba Ibáñez apareció dentro de un canal de riego, ubicado a un lado de la Ruta Nacional Nº 60, en Fiambalá, Tinogasta. Por este hecho, un mes más tarde fue detenido Lorenzo Antonio “Tito” Quiroga (76). Por este hecho fue imputado por la Fiscalía de la Quinta Circunscripción Judicial por el delito de “homicidio simple”. Elba tenía 36 años, era madre y cursaba un embarazo de pocos meses de gestación.

El abogado Julián Quintar, en representación de los querellantes por este crimen, presentó un planteo en la Cámara de Apelaciones. La audiencia se realizó el 30 de marzo último. El letrado había realizado unos planteos y para la ocasión, el Tribunal de Alzada estuvo conformado por los jueces Edgardo Álvarez, Fernando Esteban y Mauricio Navarro Foressi. 

Sin embargo, el pedido no prosperó y esta Cámara el lunes dio a conocer los fundamentos. 

El abogado de la querella había solicitado que la causa vuelva a foja cero y además se remueva a las autoridades que desde un principio estuvieron vinculadas con la investigación del crimen. «Queremos que la investigación vuelva a cero y si es necesario que el acusado quede libre, no importa, porque acá hubo encubrimientos y graves irregularidades», había remarcado.

El Tribunal no hizo lugar a su pedido y a la serie de planteamientos entre los cuales se sostiene que «a lo largo de la investigación hubo graves irregularidades, así como en los procedimientos llevados a cabo por miembros de la Justicia y de la Policía de la Provincia». 

En los fundamentos, la Cámara de Apelaciones advirtió “la falta de respaldo probatorio para otorgarle la razón, rechazando el intento nulificante”.

Además, se indicó, en caso de suceder el cambio de calificación, según el avance de la investigación en búsqueda del rearmado histórico y avanzara el legajo a la etapa siguiente, el fiscal de Cámara de Sentencia puede considerar un hecho distinto. En consecuencia, puede ampliar la intimación al acusado, “dejando así dos postulaciones que el Tribunal del juicio decidirá cuál es el acreditado, todo con base a lo producido en el debate, conforme la rigurosa correlación que tiene que existir entre la imputación y el fallo”, se detalló.

Celeridad
Fuentes consultadas por El Ancasti explicaron que tras esta sentencia no están dadas las condiciones para casar. Por ello, se estima que una vez que el expediente retorne a Fiscalía, solo quedan algunos trámites administrativos. Luego, se podría elevar la causa a juicio.

Fuente: www.elancasti.com.ar