Está imputado por abuso sexual simple y acoso laboral.

El propietario de una emisora radial de Fiambalá identificado como Arturo Rodríguez, alias “El Mosquito”, quien está señalado como presunto autor del delito de abuso sexual simple y acoso laboral contra una joven docente y locutora que habría sido víctima del cuestionado animador radial cuando era explotada laboralmente por el acusado en ese medio de comunicación. En el día de ayer jueves y a través de un ultimátum de la justicia de la 5° Circunscripción de Tinogasta debía presentarse a prestar declaración indagatoria por los hechos que se lo imputa. Finalmente “El Mosquito” Rodríguez se presentó con su abogado y se negó a declarar.

La joven se constituyó como querellante en la causa y es representada por Sebastián Ibáñez y Bruno Jerez, quienes realizaron diversas presentaciones hasta lograr, finalmente, en base a todos elementos de pruebas, la imputación el sujeto.
Según la instrucción de la causa, los presuntos hechos a los que “El Mosquito” Rodríguez sometió a la víctima sucedieron entre finales de julio e inicios de agosto de 2019 y se dieron en reiteradas oportunidades.

En ese tiempo, el individuo le habría realizado propuestas indecentes de mantener relaciones a los que ella en todo momento rechazó.
Recalcó en la denuncia que pese a rechazarlo, el sujeto continuaba y ella soportó lo que más pudo, ya que era su jefe y no tenía otra forma de sustento que una beca laboral.

El hecho más grave, que fue el generador para renunciar, ocurrió cuando debió acompañarlo a un comercio para traer regalos que se sortearían en la radio por el Día del Niño. En el camino habría estacionado y tras volver a proponerle mantener relaciones con él, tocó sus partes íntimas, a lo que ella reaccionó gritando, quitándoselo de encima y escapando.

Ahora se espera que la justicia interviniente desarrolle al proceso legal como a cualquier imputado y si en caso llegaría a comprobarse su culpabilidad, se le dicte una pena ejemplificadora y de esa manera justipreciar la dignidad de la mujer que esta vez fue manchada, vulnerada y deshonrada por el presunto mal accionar del cuestionado animador, quien a través de un micrófono pareciera ser un prototipo de la moral, mientras que por otro lado las denuncias realizadas en su contra, la corrupción y los antecedentes que lo llevó a los banquillos de la justicia en la década del 90 -que las autoridades judiciales deberán repasar-, dejan al descubierto el pasado oscuro que pesa sobre el decadente “Mosquito” Rodríguez que en la actualidad ya no puede ostentar el cargo jerárquico del cual fue echado por deshonesto.