Sobran ejemplos en nuestro país, de localidades y ciudades que viven del turismo y más precisamente del turismo termal o también llamado termalismo, casos como el de la ciudad Termal de Río Hondo en Santiago del Estero, la región entrerriana de Concordia, Villa Elisa y Colón, Cacheuta en Mendoza, Reyes en Jujuy, Copahue en la Patagonia e inclusive a nivel mundial, las afamadas termas de Vichi en Francia, por citar solo algunos casos, de comunidades que ven en el turismo termal su principal medio de vida, producto de los miles de turistas que los visitan anualmente.

Nuestra Catamarca, tal vez la provincia con más cantidad de fuentes termales, donde muchas de ellas no tienen los servicios básicos para la atención al turista, se destacan solo algunas con puesta en valor y con gran promoción local y nacional.

Tal es el caso de las Termas de Fiambalá, las cuales están posicionadas en el mercado turístico termal nacional, como un destino emergente y en los últimos años los pobladores de la vecina ciudad, han visto incrementar el público visitante, más aún con la aparición de eventos de características nacionales e internacionales que invitan a visitar el lugar, pero siempre teniendo como objetivo los baños termales.

A solo nueve kilómetros de la plaza principal de la ciudad de Tinogasta se encuentra el Complejo Termal La Aguadita. El complejo fue refaccionado íntegramente y se puso nuevamente en funcionamiento.

Estas atractivas termas, poseen aguas mesotermales enmarcadas por un majestuoso paisaje. El lugar es altamente recomendado para personas que sufren afecciones nerviosas, reumatismo, artritis o problemas de la piel, gracias a sus aguas sulfatadas, cloruradas, alcalinas, bicarbonatadas, sódicas, cálcicas y de mineralización media.

Las “Termas La Aguadita”, cuenta con un acceso facilitado por una serie de escalinatas que conducen hacia tres piletas cercanas al arroyo. El espacio cuenta además con quinchos, cabañas, piscina, sanitarios, duchas, asadores, comedor. Desde el complejo puede disfrutarse una hermosa vista de la Sierra del Abaucán, donde se divisa el “Gigante Dormido”. Este confortante complejo terapéutico, Termas La Aguadita incorpora el turismo salud, permitiendo a sus visitantes encontrar el relax y el entretenimiento en el mismo instante y en el mismo lugar.

El complejo cuenta con 4 Cabañas, equipadas con ropa de cama, yacuzzi en tres de ellas, una está acondicionada para personas con discapacidad motriz, estufa – televisión satelital – cocina equipada con anafe – heladera – muebles – horno – microondas – alacenas y vajillas

Continuando con la idea que Catamarca es la provincia con mayores afluentes termales de Argentina, nos animamos a decir que el departamento Belén es el que acapara este mayor porcentaje, nombrando las más conocidas termas, como ser, las de La Quebrada de Hualfín, las de la Colpa en la misma localidad, las de Los Nacimientos, las de Los Colorados en Londres, las de La Cienaga, los baños Grandes de Villa Vil, y las llamadas Aguas de Vichi de la misma localidad y por ultimo las de Aguas Calientes, en plena puna del departamento.   

Además, a solo 90 kilómetros de la ciudad capital de San Fernando del Valle de Catamarca, se encuentran las Termas de San Martín, las mismas están en un proceso de estudio para mejorar el lugar para la atención a los visitantes, su cercanía a la ciudad capital y su ubicación sobre la ruta nacional 60 es clave y estratégico, ya que la misma une el centro del país con las capitales de Catamarca y La Rioja y además se puede llegar por dicha ruta a todo el interior de Catamarca, visitando a su paso las termas de Tinogasta y Fiambalá.

El desafío está en marcha, los trabajos por realizar seguramente son muchos, pero en el mientras tanto ya Catamarca cuenta con espacios termales de categoría y con una excelente atención.

Fuente: www.elesquiu.com