La gran mayoría de los habitantes nunca tuvieron internet y al ser unas festividades distintas solicitan poder conectarse con familiares que no podrán viajar.

Con una simple frase que contiene muchos sentimientos para quienes están alejados desde el principio de la pandemia y con un incierto reencuentro con sus seres queridos; un grupo de vecinos de la localidad de Palo Blanco, distante a 48 Km al norte de Fiambalá, solicitan a todos los medios de prensa de la provincia que se hagan eco de su pedido para poder ser escuchados y de esa manera, con la voluntad de las empresas correspondientes, poder tener una fiesta de fin de año conectados con sus seres queridos, lo que además marcaría un hecho histórico para el norte del distrito de Fiambalá en el ámbito tecnológico.

Las localidades que aún les falta conectividad a internet por vía celular son: Saujíl, Palo Blanco, Punta del Agua, Chuquisaca, La Mesada, La Ciénaga, Antinaco, Aguas Negras, Las Papas y Rio Grande, sumado a ellos todos los puestos ubicados en la pre cordillera, con un número aproximado de 3.000 habitantes en general.

Al no contar con servicio 3G o 4G de telefonía celular -mucho menos telefonía fija-, la incomunicación causó grandes inconvenientes durante la pandemia en el ámbito educativo, tanto en alumnos como docentes que habitan en esas poblaciones tuvieron enormes obstáculos para poder recibir y enviar las clases virtuales. En muchos de los casos, diversos estudiantes debieron recorrer más de 50 km hasta Fiambalá para poder cumplir con sus obligaciones educativas, con todos los gastos y sacrificios que ello implica, muchas veces sorteando las incomprensiones necias y cuestionamientos de algunos docentes o autoridades educativas y del gobierno que al parecer adredemente desconocen u omiten la realidad de muchas poblaciones.

En esta oportunidad y luego de pasar los sinsabores de gran parte de este año 2020, exhortan a las autoridades gubernamentales y a las empresas privadas de telefonía, sabiendo que muchos no podrán viajar para estar juntos a sus familias –como todos los años-, que por lo menos les permitan estar “más cerca” a través de una conexión telefónica optima y también poder acceder a las redes sociales. “Tenemos muchos familiares de edades muy avanzadas y sería hermoso poder hacer una video llamada con nuestros seres queridos que están tan lejos, podernos ver a través de una pantalla y darnos ese abrazo virtual para estas fiestas que se aproximan (…) Tuvimos muchos años postergados en este sentido, por lo menos ahora que se sensibilicen y nos permitan concretar nuestro pedido. (Sic) Queremos expresar también que no es de nuestros ánimos realizar otros tipos de reclamos, es por eso que acudimos a los medios para ser escuchados. Creemos que también tenemos derecho a poder acceder a internet y dejar de ser esas «aldeas» como califica a nuestros pueblos un cuestionado animador radial de Fiambalá”, dijeron.

Cabe recordar que en distintas poblaciones del norte se instalaron antenas satelitales de internet perteneciente a las empresa ARSAT, pero el servicio es muy limitado que es casi imposible poder hacer una video llamada, y por otro lado, en algunos de los domicilios que están instaladas dichas parabólicas, la gente dice que “mezquinan el servicio”, porque al momento de estar cerca de esos lugares, apagan los equipos o con gestos para nada amigables los obligan a retirarse del lugar.

Las instalaciones donde se encuentras instaladas las antenas de telefonía móvil, se encuentran en un estado deplorable.