Educación y Covid.

Con el registro de maestros fallecidos, otros contagiados y hasta alumnos aislados, la vuelta a las aulas parece estar cada vez más lejana. La Intersindical espera respuesta de Educación sobre las vacunas para los educadores del interior provincial. 

El reclamo es parte del compromiso asumido en la conciliación obligatoria. Luego del fallecimiento de cuatro docentes tras contagiarse de Covid, y mientras otros tantos se encuentran aislados por estar contagiados o ser contactos estrechos, los gremios reforzaron el pedido de una vacunación sin distinción entre Capital e interior. 

Esto ya fue solicitado por nota el viernes pasado y hasta por las escuelas de Periodo Especial, que también marcaron como discriminatorio que la presencialidad se mantenga con ellos, cuando justamente el incremento de casos se está dando fuertemente en el interior de la provincia. 

La Intersindical aguarda la respuesta a la nota presentada al Ministerio de Educación y ante la finalización del plazo de la Etapa Roja, no sólo ponen dudas el retorno de la presencialidad sino que uno de los gremios que la integra avanza con la idea de una medida de fuerza. 

Así lo indicó Juan Godoy, secretario general de SUTECA quien sostiene que están en alerta con los casos de docentes fallecidos y que este momento es un “punto de inflexión para poder continuar con las actividades educativas”. Respecto a una medida de fuerza, el dirigente gremial sostuvo que “esto no se descarta en el sentido de cuidar la salud en general. 

A nosotros nos pone muy en alerta el registro de los compañeros que han fallecido”. Godoy sostiene que lo que se debe cuidar, en cuanto al verdadero cumplimiento, es la Etapa Roja. “Lo inmediato es remarcar la Etapa Roja. 

Luego viene el dilema si las escuelas contagian o no pero lo concreto es saber si los cuidados se pueden garantizar con el transporte y en toda la sociedad en general. No sirve cuidar un sector mientras el otro se relaja”, sentenció en diálogo con Radio Valle Viejo.

 

Presencialidad

Desde los gremios insisten en este punto sobre que lo ideal es evitar la presencialidad hasta que efectivamente se vacune a los docentes. Así lo expresó Godoy e igual pensamiento tuvo Jorge Molas, secretario adjunto de Ateca. El docente y gremialista apuntó al gobierno provincial y le solicitó que gestione más vacunas para así poder cumplir con los educadores del interior. 

“El Ejecutivo debe plantear las particularidades de la provincia ante Nación y lograr que se envíen una mayor cantidad de dosis”, señaló Jorge Molas en declaraciones radiales. “Va a ser un despropósito si regresa la presencialidad y no se avanzó con la vacunación”, dijo Godoy y agregó “sólo de esta manera vamos a tener un retorno a las aulas con garantías y con verdadera continuidad pedagógica”. 

En la misma sintonía, Molas desde Ateca consideró que poder avanzar con un cronograma de vacunas sin distintivos geográficos “va a ser muy beneficioso para todos porque sabemos que la circulación en la provincia es alto”. 

Contrario al pensamiento de muchos, los mismos docentes reclaman la continuidad de la suspensión de las clases presenciales, no sólo por lo referido a la falta de vacunas sino también por el peligro que implica la circulación y con esto, el incremento de los contagios. 

Así lo aseguró el secretario adjunto de Ateca al indicar que “la alta circulación o movilidad alrededor de todas las personas que hacen al sistema educativo desgraciadamente hacen que la escuela se transforme en un foco de contagio. Entonces las clases no pueden volver a la presencialidad, y los docentes lo piden a pesar que esto implica para ellos más horas de trabajo”. 

Por último el sindicalista marcó enfáticamente que la vuelta a las aulas va de la mano de la vacunación de los docentes y que esperan que se les pueda administrar no sólo una dosis sino que completar el esquema, para de esta manera garantizar la inmunidad, tanto para el educador como para el alumno.

 

Fuente: www.launion.digital