“Las calles parecían un río…”.

Vecinos de barrio La Ramadita, a través de las redes sociales y en comunicación con Multimedios Abaucán hicieron conocer su malestar por los daños producidos en sus propiedades debido al desborde de agua de riego de viñedos en ese barrio, el cual inundó parte de inmuebles y algunas calles, entre ellas la Av. Diego Carrizo de Frites.

Según lo manifestado, en horas de la noche del martes, al parecer por descuido de quienes tenían el turno para regar, el agua comenzó a salir desde las fincas a las calles, con un gran caudal que llegó hasta el centro de Fiambalá. En el caso de la familia Carrizo (ver fotos), el caudal ingresó a la vivienda causando los daños propios de esta situación. Gracias a la ayuda de vecinos pudieron realizar bordos para evitar que la inundación sea mayor.

Por otro lado, muchos transeúntes demostraron su desagrado porque había sectores en los que no se podía circular caminando o causaba mucho peligro en rodados menores como motos y bicicletas. “Las calles parecían un rio”, dijeron.

El disgusto continuó al ver que el nuevo asfaltado de la principal arteria de Fiambalá era inundado por el agua que a su vez arrastra todo tipo de sedimento, lo que puede perjudicar en caso de continuar con este tipo de desbordes.

Las autoridades a quien le compete esta situación trabajaron durante todo el día de ayer para solucionar algunos inconvenientes e identificar a los responsables del turno en que se produjo la inundación y de esa manera responsabilizarlos por todo lo ocurrido.

Fotos Gentileza: Yanina Carrizo