Un importante grupo de familiares, amigos y vecinos de  Elba Ibáñez, la joven madre que falleció víctima de un femicidio el 28 de marzo de 2019 en Fiambalá, marcharon pidiendo justicia por aquel horrendo suceso que marcó otro hecho luctuoso en esta ciudad.

Hace dos años atrás, un turista que caminaba por Av. Copiapó, en barrio Barrialitos de Fiambalá, observo un cuerpo sin vida de una mujer, en un canal a la vera de la mencionada avenida que conduce al Paso Internacional de San Francisco. De acuerdo a lo que se pudo saber, el cuerpo de la mujer evidenciaba fuertes golpes a causa del brutal ataque del cual fue víctima.

Horas más tarde, lograron identificarla como Elba Ibáñez, madre de dos hijos, quien se desempeñaba como becada en el municipio de Fiambalá.

Luego de varias investigaciones y allanamientos, arrestaron a Lorenzo «Tito» Quiroga, un septuagenario que se desempeñaba como funcionario en el área donde trabajaba la víctima. 

Luego de su aprehensión, «Tito» Quiroga se auto incriminó y confesó ser el autor material del femicidio.

De acuerdo a la información que Multimedios Abaucán pudo acceder en aquel momento, Quiroga se dedicaba a la práctica de aborto clandestino y por otro lado se le imputó los cargos de caza furtiva, de acuerdo a los elementos secuestrados en su domicilio luego del allanamiento, lo que complicaba más su situación.

En la actualidad y a dos años de aquel triste momento, quienes marcharon en la noche de ayer, piden justicia, dado que «Tito» Quiroga el único señalado por la muerte de Ibáñez, se encuentra gozando de prisión domiciliaria y inexplicablemente el caso no fue llevado a juicio aún.

Familiares consideran que el femicida cuenta con ‘padrinos’ políticos que lo están protegiendo para no ir a juicio y cumplir la condena en el servicio penitenciario.

«Al asesino lo siguen protegiendo y privilegiando, mientras que hay dos hijos (una de corta edad) que ya no tienen más a su madre y una familia que todavía llora su ausencia», expusieron los manifestantes.