En la jornada de ayer, el gremio ATE llevo a las bases la propuesta de un incremento salarial del 35% ofrecida por la Municipalidad de Fiambalá el cual se realizaría en dos pagos consecutivos.

Los empleados decidieron rechazar el ofrecimiento por considerarlo insuficiente partiendo de la base que se toma para realizar el cálculo, ya que el mismo fue liquidado en los haberes del mes de febrero.

Los trabajadores manifestaron que su petición sigue siendo mejorar el porcentaje partiendo del actual mínimo vital y móvil, el cual entra en vigencia desde el 1 de marzo del 2021.

Desde el municipio se busca la manera de llegar a un acuerdo y mejorar los salarios de todos los empleados de la jurisdicción municipal, incluyendo a los becados.

A nivel provincial tampoco hubo acuerdo y la Dirección de Inspección Laboral liberó a las partes.