La maestra de 33 años de antigüedad padece artritis reumatoide, artrosis y diabetes. Este lunes el organismo le había rechazado un pedido de jubilación anticipada y producto de los nervios, se descompensó. Luego del hecho, y por la repercusión de su estado, le comunicaron que le habían concedido las funciones pasivas. El caso no es el primero y sigue la polémica.

En la previa de un nuevo encuentro entre la Intersindical docente y los ministros que representan al Ejecutivo provincial, esto por las audiencias de conciliación obligatoria, un nuevo y polémico hecho vuelve a poner en el ojo de la tormenta a Reconocimientos Médicos.

En la jornada de ayer lunes se dio una situación, que en el momento solo representó un susto y preocupación cuando en la misma puerta del organismo, una docente colapsó desmayada. La situación que fue registrada por un medio radial solo se crónico como una situación de apuro y no se conocieron más detalles. 

Horas después, la verdad detrás de este desmayo vio la luz y vino a recordar el caso de otra docente que aunque no llegó a descompensarse frente a Reconocimientos Médicos, si tuvo que llegar por medio de las redes sociales para visibilizar el trato que allí se le estaba dando. Ese fue la historia de la Profesora Celia Bensadon, quien padece de fibromialgia severa y Parkinson y a pesar de este duro diagnóstico, el organismo le había negado sistemáticamente una licencia por largo tratamiento.

El episodio de ayer, corresponde a la historia de Mónica Reinoso, una maestra de la Escuela n° 354 quien padece artritis reumatoide, artrosis y diabetes entre otras enfermedades. A ella como a su colega, el organismo también le estaba negando, en este caso las funciones pasivas. Y en este punto se debe aclarar que la educadora en la jornada de hoy en razón de lo sucedido este lunes, recibió por parte de Reconocimiento Médico la respuesta que durante meses estuvo esperando. Así lo confirmó, en declaraciones radiales, al indicar que esta mañana le enviaron un consentimiento al pedido de funciones pasivas. “Ayer cuando fuí, me habían dicho que el pedido iba a tardar entre 15 a 20 días”, relató. Ahora, Mónica en los próximos días se reintegrará a las tareas escolares con otras labores dentro de lo que su salud le permita hacer.

 

Discriminada

En cuanto a lo sucedido el lunes y según el relato que ella misma realizó en las redes sociales, Reinoso contó: “fui a Reconocimiento Médico de Docente a las 7, 30 de la mañana y me atendieron a las 10 hs. aproximadamente. El motivo por el que fui es que hace 8 meses me vienen dando licencia por largo tratamiento y no me querían dar funciones pasivas. Desde Julio del año pasado, todos los meses voy rogando que me las den aunque más no sea de forma provisoria”. Y agrega: “Me exigían que me jubile por invalidez. Realice todos los trámites y me dijeron que me falta dos años para jubilarme en forma ordinaria. Y además que no llegó con el porcentaje para jubilarme. Volviendo a Reconocimiento Médico, me desmayé en la puerta del organismo por los nervios porque hasta la fecha no tengo respuesta”.

A Reinoso, una docente de 33 años de servicio y 55 de edad la solución que le da Reconocimiento Médico no es otra que seguir con la licencia por largo tratamiento. Las funciones pasivas que ella solicitando por su estado de salud se estarían analizando en una junta médica desde el 15 de Febrero.

Al reflexionar sobre su situación, tanto por lo que viene padeciendo como por lo sucedido ayer la maestra dijo: “A los docentes nos tratan como que no tenemos derechos a licencias médicas. Nos tratan muy mal porque no nos valoran cómo seres humanos. Me siento constantemente discriminada, por mi condición de salud y por mi discapacidad”.

Fuente: www.launiondigital.com