Preocupación en el norte de Fiambalá por el intenso frío.

En la jornada de este miércoles, en la mayoría de las localidades de la denominada «Zona de la Herradura», al norte de Palo Blanco, distrito de Fiambalá, se registraron temperaturas entre -2° y -4° (bajo cero), con una sensación térmica que ampliamente supera los -5°. Todo esto genera muchos inconvenientes con la presencia de alumnos en las escuelas, teniendo en cuenta que se encuentran con clases presenciales, ya que muchos chicos deben recorrer grandes distancias caminando -en algunos casos una hora a pie- bajo la crueldad del clima que castiga por estas horas al norte Fiambalense.
De acuerdo a lo manifestado por padres de familias de esos lugares, comentaron que prefieren no mandar a sus hijos a las escuelas por el intenso frío, en otros casos fuerte viento Zonda, y de esa manera evitar que contraigan alguna enfermedad pulmonar, más con esta pandemia que afecta a todos. Asimismo quieren hacer conocer a las autoridades de educación que es muy necesario que se preocupen por buscar de manera urgente un sistema de calefacción para las instituciones escolares, en las que se convierte un calvario para los chicos y docentes tener que soportar temperaturas bajo cero y a la vez tener que ventilar las aulas de acuerdo a los protocolos de bio seguridad. Al mismo tiempo, los papás descartan que la calefacción eléctrica sea una solución, dado que la energía eléctrica es muy deficiente, la cual promedia los 160 o 180 voltios, durante el día y por las noches desciende esa medición.
«Así como exigen el inicio de clases, que de la misma manera las autoridades de preocupen un poco en el bienestar y salud de los chicos y maestros», dijeron los padres con mucha preocupación y enojo.
Otro de los inconvenientes se vio en esta primer semana del regreso a clases presenciales, es el pésimo estado de las rutas al norte de Palo Blanco por dónde decenas de docentes transitan a diario poniendo en riesgo la integridad de sus vehículos.

 

Fuente: www.launion.digital