Querella del caso Elba Ibáñez.

El abogado que representa a la familia de Elba Ibáñez, asesinada a fines de marzo de 2019 en Fiambalá, pidió el apartamiento del fiscal Luis Barros Risatti, que investigó el hecho, y del juez de la Cámara de Apelaciones, Edgardo Rubén Álvarez, y que la causa vuelva a foja cero.
«Tengo libertad para acusar a quien quiera por la Constitución provincial, sea un camarista o un fiscal. Acá hubo serias irregularidades en la investigación y en los procedimientos judiciales y policiales. Por eso pido que sean alejados el fiscal y el juez», explicó el abogado Julián Quintar.

En diálogo con El Ancasti comentó que en la mañana de ayer se realizó el debate en la Cámara de Apelaciones y que el tribunal pasa a deliberar y que el 12 de abril se dará a conocer el fallo de la Cámara. «Queremos que la causa vuelva a cero y no importa que lo liberen al acusado. Acá hubo encubrimiento y serias irregularidades. Además, vamos a solicitar a la Policía que nos envíen un oficial de servicio para agilizar los trámites», remarcó. 
Consideró que las actuaciones del juez y del fiscal son «un mamarracho porque a días de un crimen alevoso le dieron prisión domiciliaria al acusado».
Finalmente sostuvo que esta postura será «mantenida ciegamente. Vamos a esperar hasta el 12 de abril pero no nos vamos a mover de este pedido».

 

Malestar

Alicia, sobrina de la víctima, consideró que «es una vergüenza que tengamos que seguir haciendo marchas para que se haga justicia porque todas las pruebas que se hicieron se hicieron mal».
Coincidió con las apreciaciones de Quintar, «porque todo fue realizado en forma errónea», pues «desde un principio se supo que «Tito» Quiroga (quien se adjudicó el crimen) no actuó solo. Creemos que hay más personas involucradas y nos duele que este hombre esté detenido con prisión domiciliaria. Imputado por homicidio simple cuando en realidad mató dos vidas, porque Elba estaba embarazada».

Fuente: www.elancasti.com.ar