Caso Elba Ibáñez: Fue condenado a 14 años.

El hombre de 77 años no quiso decir nada cuando tuvo la última palabra. El abogado de la familia de Ibáñez adelantó que casarán la sentencia.

Lorenzo “Tito” Quiroga, de 77 años, fue condenado por el delito de “homicidio simple” a 14 años de prisión. Era el único acusado por el crimen de Elba Ibáñez, ocurrido el 28 de marzo de 2019 en Fiambalá, y había llegado al debate en libertad por vencimiento de la prisión preventiva.

La audiencia se reanudó pasadas las 9. Los jueces Jorge Palacios, Marcelo Soria y Patricia Olmi ingresaron al recinto. En la sala estaban el fiscal de Cámara, Miguel Mauvecín, el defensor Roberto Mazzucco y el abogado de la querella, Sebastián Ibáñez.

Quiroga se conectó desde Tinogasta mediante videoconferencia. Al ser consultado si haría uso de la última palabra, el septuagenario dijo que no. Acto seguido los jueces pasaron a deliberar.

En forma unánime los jueces resolvieron condenarlo a 14 años de prisión y que cumpla la detención en su domicilio. Además se le impusieron numerosas restricciones.

“Estoy enfermo. Tengo diabetes, hipertensión, problemas de próstata y artritis. No puedo caminar. Me muevo en silla de ruedas”, había declarado días atrás el acusado mediante videoconferencia.

Al momento de conocerse el veredicto estuvieron dos familiares de Elba, quienes se mostraron disconformes con el fallo. El abogado querellante le adelantó a El Ancasti que esperarán los fundamentos de la resolución y que posteriormente casarán la sentencia.

«No estamos conformes con la sentencia. Para nosotros en la cuantificación de la pena no se tuvo en cuenta la cuestión de género. Aun cuando no sea un femicidio es un hecho en contexto de violencia de género», señaló Ibáñez.

En la primera audiencia, Quiroga se abstuvo de declarar. Dado su silencio, se leyó la declaración que había manifestado durante la etapa de investigación. En aquella oportunidad, Quiroga reconoció que conocía a Elba desde hacía 12 años. Se habían conocido en un ambiente laboral y lograron forjar una amistad. En marzo de 2019, ella llamó a “Tito” para que “le haga ‘un trabajo’”. “Quería terminar con un embarazo. Le dije que no, que no hacía eso. Ella no podía hacerse cargo de otro hijo. Ella insistía; llamaba reiteradamente”, aseguró.

Según su versión, Elba le dijo: “Por favor, yo quiero abortar; no me alcanza el sueldo”. “Yo no quería hacer nada; le ponía excusas. Ella manifestó que tenía que hacer urgente el trabajo”, remarcó. Finalmente, Quiroga cedió y acordaron dónde, cuándo y cómo encontrarse.

En una habitación de la casa de Quiroga, ambos se encontraban en una habitación de la casa del acusado. Quiroga comenzó con el procedimiento y advirtió que las cosas no iban bien. “Ella estaba nerviosa. Noté que se descompuso. Se desplomó”, aseguró. Luego, Quiroga intentó reanimarla por 15 o 20 minutos. “No sentía los latidos”, recordó.

Ante esta situación, Quiroga había pensado en ir al hospital de su comunidad pero no sabía qué iba a decir. Decidió llevarla al lugar donde la encontraron, cerca de la casa de la joven. En los alegatos, la fiscalía había pedido la pena de 14 años de prisión, en tanto que la defensa que se le imponga el mínimo, 8 años. La querella pidió que se considere el hecho como femicidio y, de manera subsidiaria, que se le aplique una pena de 18 años.

Fuente: www.elancasti.com.ar

Video: Día X Día Noticias – Tinogasta