Vecinos aseguran que faltan controles.

Es la localidad más visitada por turistas de la provincia. Trabajan para reforzar controles en las rutas de acceso.

Una de las localidades más visitadas en Catamarca desde hace años por el turismo, y en especial los visitantes extranjeros, es Fiambalá. Allí durante todo el año hay permanente llegada de turistas de todas partes del mundo que llegan a apreciar sus bellezas, especialmente sus aguas termales. Sin embargo la expansión del coronavirus generó la preocupación en la población tanto de esa localidad como en Tinogasta, uno de los lugares de paso también para llegar allí. Según acusan vecinos, los controles son escasos para los grupos de turistas que llegan permanentemente e incluso por el Paso de San Francisco no hay ningún tipo de control, aseguran.

Incluso ayer por la mañana se conoció que ingresaron 12 turistas checoslovacos, quienes no fueron controlados al momento de ingresar a Fiambalá.

«Habiendo tomado conocimiento de la situación se envía al alojamiento donde se encuentran los extranjeros personal de Sanidad Municipal, Policía de la Provincia, Gendarmería Nacional, bajo instrucciones de la Justicia Federal para tomar las medidas necesarias de manera inmediata.

Asimismo, queremos llevar tranquilidad a la población, ya que los turistas van a continuar monitoreados» informaron desde el municipio de Fiambalá luego de conocerse la situación.

Además, desde los municipios de Fiambalá y Tinogasta solicitaron a las autoridades de Gendarmería Nacional, quienes tienen el poder de control en las rutas, que los intensifiquen. En una reunión realizada recientemente se acordó el trabajo «coordinado entre los municipios de Fiambalá y Tinogasta a fin de efectivizar el control en rutas, uno de ellos es el que une desde Fiambalá a Tinogasta, que lo realizará el municipio de Fiambalá conjuntamente con Gendarmería Nacional. El otro, será en los ingresos de ruta nacional N° 60 y ruta provincial Nº 3, este bajo operativo de la Municipalidad de Tinogasta. En ambos trazados se detendrá a todos los vehículos que ingresen de diferentes portes, y serán interrogados sus ocupantes sobre el lugar de procedencia y preguntas de rigor, para determinar si estuvieron expuesto al virus COVID-19 o presentan síntomas característicos con el dengue. En el caso de los extranjeros, se les requerirá la confirmación médica si la tuviesen, y en caso de que no la posean, se les solicitará el llenado de la ficha correspondiente para caso sospechoso del nuevo coronavirus COVID-19, ficha de notificación, investigación epidemiológica y solicitud de estudios de laboratorio» informaron.

Por otra parte, la intendenta Paulón señaló que no se cerrarán las Termas debido a que no es un lugar con una aglomeración de gente considerable o riesgosa.

Fuente: www.elancasti.com.ar