En una reunión realizada en el Centro de Jubilados de Fiambalá en el que estuvieron presentes los integrantes del Concejo Deliberante de Fiambalá; Joaquín Muñoz en representación del municipio de Fiambalá, entre otras autoridades de minería y ciudadanos Fiambalenses, se presentó el nuevo proyecto de Litio denominado “Salar de San Francisco”, del cual disertó en Sr. Marcelo Sánchez en representación de la empresa “Andes Litio”.

En dialogo con Multimedios Abaucán, Sánchez explicó que el Salar de San Francisco está ubicado en el Paso de San Francisco -límite con Chile-, el cual es un salar bastante grande que nunca fue explorado en el pasado pero hay indicios y estudios académicos que dicen y avalan que tiene cierto contenido de Litio.

La empresa Andes Litio, encargada de este proyecto con capitales australianos, tiene la intención de iniciar los trabajos de exploración para ver qué calidad tiene la salmuera que está debajo del salar y el volumen de la misma lo cual va permitir a futuro (3 o 4 años), definir el potencial y la factibilidad económica de convertir ese salar en una productora de carbonato de litio a nivel mundial.

“Esta empresa australiana por primera vez está comenzando a invertir en Argentina a través de ´Andes Litio´ a raíz del auge que tiene este mineral en todo el mundo con toda la necesidad que se requiere para la construcción de baterías de celulares, de paneles solares, autos eléctricos, entre otros (…) Ese interés es muy grande y por eso a lo largo del sector del triángulo de litio en las provincias de Salta, Jujuy y Catamarca, hay muchas empresas canadienses interesadas en invertir para desarrollar estos proyectos.

El proceso de desarrollo de un salar desde el día cero hasta el día de la construcción de la fábrica son similares en todos los casos, a técnica de exploración son las mismas, se comienzan con muestreos de superficie, luego se hacen estudios de geofísica para ver la profundidad que tiene el lecho de salmuera, luego se continua con perforaciones, ensayos de bombeo con piletas de evaporación a nivel piloto, estudios químicos, geoquímicos, todos llevan a definir la tecnología para aplicar en función de la química que tenga dicha salmuera. Eso lleva muchos años, estamos hablando entre 6 a 9 años y se va trabajando de menor a mayor a nivel inversiones porque el inversor va ir invirtiendo a medida que ve que hay potencial”, Señaló.

Asimismo Marcelo Sánchez expuso que “La empresa Andes Litio recién va empezar los trabajos de exploración una vez que se aprueben los permisos ambientales, los cuales ya fueron presentados el año pasado en el Ministerio de Minería de Catamarca y lo que estamos haciendo hoy en Fiambalá, como ya lo hicimos unos meses atrás en una reunión privada con la Intendente Roxana Paulón, es presentar a la empresa, introducirla pero aún no se comienza con ningún trabajo porque se requieren dichos permisos ambientales. (Sic) La superficie del salar a explorar es de unas 2 o 3 mil hectáreas, lo que si hay que ver que hay debajo del salar en cuanto al líquido, que contenido de Litio tiene y cuanto es el volumen del mismo para definir la factibilidad del proyecto.

En relación al impacto ambiental, lo ponemos en palabras comunes que todos van a entender. Un salar es un piso que básicamente es sal y debajo hay agua salada que a su vez es como un veneno para la vida humana, animal y vegetal. Nunca va crecer un vegetal con sal ni un animal va poder transitar y sobrevivir en ese lugar. Un salar es un recurso que está ahí, es improductivo totalmente y si algún día logramos extraer litio lo convertimos en un recurso productivo que va agregar valor a la comunidad, a la provincia y al país”. Finalizó.

Gentileza: Rita Guadalupe Quiroga.