Una persona de 90 años que había contraído el virus, falleció en la madrugada de este jueves en la localidad de Palo Blanco al norte del distrito de Fiambalá.

Se trata de una abuela que permanecía internada luego de adquirir la enfermedad del COVID-19, relató Bruno Sínchez, familiar directo y locutor de una radio en esa localidad.

El mismo advirtió sobre los cuidados que la comunidad debiera tener para evitar contagios.

Hasta ayer se conoció un número importante de casos activos en Palo Blanco, donde rápidamente se expandió el virus afectando a varias familias.

Hoy la acongojada comunidad de Palo Blanco lamenta el fallecimiento de la primera víctima de la pandemia, situación epidemiológica que se agrava hasta en los más recónditos lugares, exigiendo mayores cuidados a la población, además de la responsabilidad social que debe imperar, considerando el desborde de casos positivos y aislados.