Denuncian que el nosocomio de Fiambalá se encuentra “Desolado”.

Pasada la hora 21 de anoche, en el ingreso a la localidad de Saujíl distante a 15 Km al norte de Fiambalá, se registró un accidente de circulación en donde un masculino de unos 17 años de edad que circulaba a bordo de un moto marca Honda CG 150 .cc en sentido sur-norte, colisionó con una jauría de perros que se atravesaron por la Ruta N° 34. A consecuencia de ello, el menor calló pesadamente al pavimento y sufrió heridas de consideración, por lo que se debió solicitar urgente atención desde Fiambalá.

Rápidamente asistieron al lugar los Bomberos Voluntarios, quienes realizaron los protocolos en casos de accidente hasta que llegase la ambulancia del Hospital Luis Agote de esta ciudad.

Vecinos de esa localidad relataron a Multimedios Abaucán que “se cansaron” de llamar al hospital y la ambulancia nunca llegó. “Tuvieron esperando casi una hora”, explicaron. Luego, debieron convocar la ambulancia de Defensa Civil del municipio que a los pocos minutos arribó al lugar. Al parecer, la ambulancia del Hospital de Fiambalá carecía de combustible, motivo por el cual no pudo movilizarse, según versiones extra oficiales.

Luego trasladaron al menor al nosocomio de esta ciudad dónde se le practicó las curaciones de rigor.

 

HOSPITAL DESOLADO

En relación a la atención del Hospital, el pasado sábado en horas de la siesta, una mujer que tenía problemas de salud acudió para que algún médico o enfermero lo asistiera, pero jamás fue atendida por nadie. (Contó a Multimedios Abaucán). “Llegué muy mal y la puerta principal del hospital estaba cerrada con un cartel que indicaba ir por el sector de emergencia (…) al llegar a ese sector, otro cartel decía que NO PASAR, golpeamos la puerta, golpeamos las manos, y nada… (Sic) Luego llamé al número 107 de emergencia para decirles que estaba afuera y preguntar si me podían atender, y se sentía que el teléfono sonaba muchísimas veces y nadie atendía… Estuve casi una hora esperando la suerte que alguien me asistiera, el teléfono sonada y sonaba muchas veces y jamás atendió nadie. Es por eso que me pregunto, ¿Qué pasa si llega una persona muy grave o si llaman por un accidente?… Es un verdadero desastre la atención. Da pena ver el hospital tan desolado y abandonado. Eso nunca había pasado antes”. Expuso.